Justo cuando me estaba acostumbrando a que los domingos por la noche fueran días para estar completamente relajada y ver programas en la televisión que tuvieran un efecto “zen” para comenzar la semana tranquilita, alguien decidió transmitir debates políticos. El domingo pasado no me podía dormir. Tenía aquel “hangover” mental y emocional que les comenté en mi última entrada al blog, como efecto de aquella “tiraera” entre Hillary y Trump. Anoche terminé con el estómago revuelto después de ver el debate de los candidatos a la gobernación, del cual antes de comentar, quiero felicitar a Telemundo PR y El Nuevo Día por la organización y por optar por un formato mucho más efectivo, sino entretenido en mi opinión.

Ver personas debatiendo, incluyendo en la vida real, me provoca una sensación incómoda, me pone nerviosa, aunque estoy clara que no se puede pretender que todo el mundo ande por la vida como unas pascuas, sin dimes ni diretes y sin argumentaciones. No puedo ni imaginarme todos esos preparativos previos al debate; el estrés que debe causarle a los candidatos todas esas horas largas de lectura, de tomar notas y de memorizarse unas cuantas cosas. A eso, hay que sumarle las expectativas que tiene una audiencia que sintoniza el debate por televisión y que ahora está muy activa en las redes sociales y que precisamente utiliza esas mismas herramientas en su celular o tableta para reaccionar antes, durante y después del debate, como una segunda pantalla. La realidad es que casi como por el efecto del alka-seltzer, se me alivia el malestar cuando pienso en el soplo de vida que le trae a los debates tradicionales la existencia de esa conversación y comentarios en las redes sociales. 

Lo primero que sospecho que sienten los candidatos luego del debate es alivio. Pero un segundo después, sin importar lo que haya pasado, de las primeras cosas que deben hacer es expresarse a través de las redes sociales porque la audiencia sigue conectada y los espera. Por eso anoche, en vez de analizar las conversaciones entre esas personas activas en Facebook y Twitter durante el debate, decidí esperar justo a que terminara el debate para ver qué hicieron o dijeron cada uno de los candidatos a la gobernación
a través Facebook cuando sus fans estaban eufóricos.

Manuel Cidre:

Facebook Live Manuel CIdre
  • Facebook
  • LinkedIn

Pulsa para ver video

Poco después del debate, Manuel Cidre utilizó Facebook Live para hacer una transmisión en vivo de casi un minuto.

Ambientación

Cidre hizo la transmisión en lo que se me parece el lobby de Telemundo y de pie, junto a su esposa, frente a una obra de arte que le dio bastante color a la transmisión. Lucía bastante relajado y habló con la seguridad y convicción que lo caracteriza. La figura de su esposa, que no vemos en todas las publicaciones de Cidre, sirve para demostrar ese apoyo y presencia de su familia;fue parte de su “support system.” 

Contenido:

El mensaje fue uno breve y cuyo propósito principal fue explicar nuevamente lo que a su juicio quedó evidenciado en el debate: su capacidad y el interés genuino de servir. Finalmente, agradeció a su audiencia de Facebook (nombrando la plataforma para darle un toque personal) por su apoyo y por las preguntas que le hacen a través de esa red social. El mensaje culmina con su esposa diciendo una frase que se ha convertido en un hashtag de la campaña en esto días: #votadiferente. 

Interacción (engagement):

Al momento, más de 83 mil personas ha visto la transmisión. En términos de interacción, tiene 7 mil reacciones, en las cuales el 86 por ciento  son “likes” . Finalmente, la transmisión fue compartida más de 800 veces  y tuvo más de 1000 comentarios. Mirando los primeros 200 comentarios, puedo decir que los mismos están divididos equitativamente entre aquellos hechos justo cuando comenzó el mensaje y sin escuchar mucho lo que estaba diciendo.

David Bernier:

 

  • Facebook
  • LinkedIn

Presione para ver el video

Bernier hizo una transmisión en vivo por Facebook Live desde su comité de campaña. La misma duró poco más de 16 minutos. La estrategia es bastante diferente a la de Cidre en términos de ambientación y contenido.

Ambientación:

Esta transmisión se hizo desde un pequeño ‘party.’ La misma se llevó a cabo con Bernier acompañado por su esposa, Alexandra Fuentes, y el candidato a Comisionado Residente en Washington, Héctor Ferrer, todos parados encima de la “tumba coco.” Hay música de fondo en la mayor parte de la transmisión. La cámara estaba tomando la transmisión desde la parte de abajo, lo cual al no estar al mismo nivel de los participantes, no nos permitía verlo con un ángulo claro. La luz en el fondo estaba a medias y por tal razón la transmisión se ve medio oscura. 

Contenido:

Los primeros 7 minutos consisten en una toma de Bernier, Ferrer y Alexandra, de pie, levantando los brazos al son de uno de los himnos del Partido Popular, “Jalda Arriba.” Luego Héctor Ferrer toma el micrófono para presentar a Alexandra, prácticamente en cuestión de segundos pues el público la aclamaba. Cuando ella se adueñó del micrófono se convirtió en animadora, bailó un poco y tiró par de chistes antes de presentar a su esposo quien iba a decir unas palabras.

Cuando finalmente Bernier tiene el micrófono en mano, le pide a la producción que ponga la última parte del debate y la cámara cambia la toma hacia la pantalla que estaba instalada allí. Entonces Bernier hace referencia al debate, mencionando a su principal rival, quién considera está descalificado para ser gobernador.

Interacción/Engagement:

Los momentos pico en términos de interacción fueron en el primer minuto y medio de la transmisión. Luego bajó a la mitad, supongo que porque no estábamos viendo nada diferente hasta el minuto siete. Al momento, el video se ha visto más de 41 mil veces, tiene 2,500 comentarios y casi 4 mil reacciones, entre las cuales el 64 por ciento son “likes,” porque esta publicación tiene más “corazones.”

Alexandra Lúgaro:

fullsizerender-151
  • Facebook
  • LinkedIn

Presione para ver video

Fui una de las que vio esta transmisión en vivo por Facebook Live y quedé en estado de ‘shock’ cuando vi más de 23 mil personas simultáneamente mirándola en tiempo real. Como punto de comparación, Jay Fonseca, que estaba haciendo una transmisión a la misma vez, tenía 7 mil personas mirando su transmisión. Dicho sea de paso y para ser justos Jay Fonseca, aunque es periodista y tiene alcance por otros foros tradicionales tiene más de 800 mil fans y Lúgaro tiene casi 332 mil. 

Ambientación:

Alexandra Lúgaro hizo la transmisión desde el estacionamiento de Telemundo, debajo de un poste de luz el cual le daba la luz perfecta. Mirando la cámara todo el tiempo y hablando ‘un poco más lento’ que en el debate. Lúgaro llevó a cabo un Facebook Live de 16 minutos.

Contenido: 

Los primeros 6 minutos de la transmisión se enfocan en lo que ocurrió en       el debate. Lúgaro primero se disculpó por hablar rápido y comunica lo que faltó, o hubiera querido decir en su mensaje del cierre. Luego de hablar brevemente sobre la reunión de la Junta de control fiscal llevada a cabo la semana pasada en NY, llega el momento de hacer un llamado a los electores de otros partidos para que voten por ella, y les dice que hace falta gente como Manuel Cidre, María de Lourdes Santiago y Rafael Bernabe en Puerto Rico y que para todos hay espacio en su gabinete. Finalmente, les pide que se unan a su movimiento y a vencer el bipartidismo y le pide a la gente que se registren como funcionarios de colegio para su causa.

Interacción:

Al momento, esta transmisión es la que más veces se ha visto: más de medio millón de veces. Sí, como lo oye. Tiene casi 49 mil reacciones y la mayor parte son “likes”. Se ha compartido más de 17 mil veces y tiene 17 mil comentarios. Este video rompió los records de los demás y hasta algunos de los suyos que anteriormente también habían alcanzado buenos números.

María de Lourdes Santiago:

María de Lourdes publicó en su página de Facebook lo que se convirtió en una de las frases del debate más comentadas en las redes por si a caso se la hubiera perdido algún fan:

La estrategia, en este caso, fue distanciarse de los que utilizaron la transmisión en vivo y en vez concentrarse en resaltar lo que entendía era un mensaje contundente. El mensaje es sencillo y utiliza la etiqueta o hashtag del debate,#ElGranDebate para asegurar que quede bien categorizado para búsquedas posteriores. Quizás, de utilizar alguna imagen le hubiera resultado en mayor interacción, que al momento consiste de 488 reacciones, 22 comentarios y 71 veces compartidas de una audiencia total de más de 87 mil personas. Claro, habría que ver el alcance que tuvo esa publicación para analizar bien ese engagement.

Ricardo Rossello:

Ricky Rosselló optó por una publicación simple, pero utilizando un recurso visual, en este caso una foto suya tomada durante el debate para comunicar lo siguiente:

 

El mensaje es bastante general, aunque va justo al grano. Además, Rosselló agradece a los anfitriones de la actividad (etiquetándolos para asegurar que les llega el mensaje) y termina con el ‘hashtag’ oficial #ElGranDebate para que quede bien categorizado.

El candidato a la gobernación, Rafael Bernabé no publicó nada en su cuenta de Facebook al finalizar el debate.

Conclusión:

Me parecen bien curiosas las estrategias de cada candidato para comunicarse con sus miles de seguidores en Facebook luego del debate, considerando que muchos probablemente, no tuvieron la oportunidad de verlo por venir de la playa. Con eso en mente, yo hubiera optado por considerar algún sistema de ‘storytelling’ o contar historias para resaltar los puntos claves durante dicho debate. Algo sencillo, en imágenes (como las historias de snapchat o los gifs) o en un escrito breve. Por ejemplo, enviar el tráfico a sus cuentas de Twitter para ver un resumen, en 140 caracteres del debate o redirigirlos a la cuenta de Instagram para ver el resumen a través del uso de una imagen o Instagram Story. 

Si aún así insisten en utilizar Facebook, quiero darle el premio a Alexandra Lúgaro por ser la que mejor aprovechó la plataforma y la naturaleza de la misma para narrar su historia. La misma tuvo principio, punto culminante y final. Inclusive, en el medio de la transmisión, preguntó cuánta gente estaba mirando y lo tomó en consideración para hacer su mensaje más personalizado. Ella habló muy espontáneamente, sin libreto, y sí incluyó información para los que no estuvimos allí. 

La presentación de David Bernier me pareció que fue muy larga y careció de contenido que provocara interacción. No es lo mismo darle ‘play’ a un video y ver cosas interesantes, que ver la misma gente, sin hacer nada al son de la misma canción. La técnica de María de Lourdes la encontré muy sobria y la de Ricky Rosselló más de lo esperado. ¿Cuántas fotos tengo que ver de Ricky en las redes con el peinado perfecto y hablando con pocas palabras? 

No sé si queda algún debate, pero espero que no me pongan a trabajar de nuevo un dominguito por la noche.

Share This

Share this post with your friends!